De indecisas a decisivas

Las elecciones nacionales del 4 de febrero han dado muchas sorpresas. Algunas han sido ya muy señaladas, como el hecho de que se colocaran a la cabeza y pasen a segunda ronda dos partidos que dos meses antes, de acuerdo con las encuestas más confiables, estaban muy atrás en las preferencias de las y los votantes.

Otras sorpresas menos analizadas son las que han dado las mujeres. Como candidatas han logrado una presencia en el Legislativo que supera las previsiones y coloca una nueva marca camino a la paridad. El 45% de las curules las ocuparán ellas, superando el máximo histórico de 38,6% alcanzado en 2010.

Como votantes, las mujeres también han dado sorpresas. En los meses finales de 2017 las encuestas mostraban que ellas predominaban entre las personas indecisas. Por otra parte, entre las que tenían definido su voto, era notable su preferencia por algunos de los partidos que en ese momento se colocaban a la cabeza, el PLN y el PUSC; representaban más del 60% de la intención de voto por estas agrupaciones.

La resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre derechos de las uniones de personas del mismo sexo, divulgada el 9 de enero de 2018, sacudió el panorama electoral. Siendo las mujeres las que más rechazaron los derechos vinculados a esta resolución, era de esperar que también fueran mayoría entre quienes apoyaron la candidatura del PRN, el partido que logró capitalizar políticamente el debate nacional que esa resolución generó. Desde este Observatorio señalamos en ese momento esta tendencia, contrastando con la del apoyo mayoritariamente masculino que recibía el PIN.

El 4 de febrero mostró, sin embargo, otro panorama. Las encuestas realizadas por el CIEP de la UCR, por su metodología, han permitido dar seguimiento a los movimientos en intención de voto de las personas encuestadas y contrastarlo con lo que finalmente votaron.

El respaldo mayoritariamente femenino hacia el PRN en enero (10 puntos porcentuales más que el de los hombres) se revirtió; el día de las elecciones los hombres fueron mayoría entre quienes optaron por este partido. Por otro lado, el PAC, que en enero recibía igual apoyo de unas y otros, logró tener el 4 de febrero un predominio de mujeres entre sus votantes (más de 5 puntos porcentuales de diferencia con los hombres).

Todo apunta a que las mujeres están jugando un papel central en estas elecciones y que los supuestos fáciles no necesariamente operan cuando ellas ejercen su voto. Enfrente aun queda el reto mayor, la decisión del voto el 1 de abril. Ese día las preferencias políticas de las mujeres pueden ser decisivas.

Etiquetas